El nacimiento de una nación

el-nacimiento-de-una-nacion

 

Uno de los clásicos mas controvertidos del cine y sin duda la cinta mas conocidas de unos de los pioneros del cine, D. W. Griffith. Por una parte, a nivel técnico fue una de las películas mas relevantes de su época definiendo muchas de las bases de lo que mas tarde conoceríamos como lenguaje cinematográfico, los desplazamientos de cámara, abandonando el hieratismo típico de la época, el establecimiento del eje así como la organización del espacio cinematográfico a través de planos generales que  evolucionan a planos mas cortos, así como los diferentes ángulos para aportar diferentes valores dramáticos a los personajes. Por otra parte, la cinta fue muy polémica dado el enfoque que el director, dando una visión extremadamente racista de la historia de EEUU, haciendo apología de la doctrina racista del Ku Klux Klan, casi olvidado en la época de la filmación y que experimento un auge tras el estreno de la película, llegando estos a usar imágenes de la cinta, en la que sus miembros aparecían en poses heroicas, para reclutar nuevos miembros. Disturbios raciales, un presidente salpicado y un director cuya imagen fue muy dañada, teniendo que rodar un año después Intolerancia para intentar desvincularse de la imagen supremacista que se había ganado a pulso.

 

The birth of a nation; La obra maestra de Giffith sólo puede describirse recurriendo a los superlativos. Es, en gran medida, el origen del lenguaje cinematográfico: apenas veinte años después de la invención del cine, Griffith utiliza con una sabiduría de experto el primer plano, el montaje paralelo, el flash back y la profundidad de campo; y, por si fuera poco, sienta las bases de la narrativa y la tensión dramática del cine clásico de Hollywood. Pero además, “El nacimiento de una nación” tiene, casi noventa años después, interés por sí misma. La historia de los Estados Unidos durante y después de la guerra civil americana está soberbiamente contada a partir de la relación entre dos familias del Norte y del Sur, con escenas memorables que van del intimismo de un paseo de enamorados a la grandiosidad de una batalla a campo abierto. Lamentablemente, la película es también de un racismo sangrante. No sólo se hace apología del Ku Klux Klan a lo largo de todo su último tercio, sino que los negros (¡interpretados por actores blancos con las caras pintadas!) son retratados de forma absolutamente atroz, en un discurso que habría firmado encantado, un par de décadas después, el mismísimo Hitler (se menciona expresamente el carácter “ario” de la raza blanca). Pero, si se puede hacer abstracción de ello, la película se convierte en un espectáculo visual y narrativo realmente conmovedor. (Daniel Andreas: filmaffinity)

 

Primera parte

 

Segunda parte

 

Fuente: Wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *